«Los mayores con la mente ocupada vamos menos al médico»

Hoy, lunes, se cumplen diez años de la creación de la Universidad de Mayores en la Universidad Politécnica de Cartagena. La mujer que lo hizo posible, Lina San Martín Otalora, recuerda la aventura que supuso conseguir su asignatura pendiente, estudiar en la universidad.

Lina (Cartagena, 1942), que se ha matriculado durante 10 cursos y también fue una de las impulsoras del Aula Permanente, afirma que “La Universidad de Mayores ahorra dinero a la Seguridad Social”, pues “las personas con la mente ocupada van menos al médico”.

-¿Cómo comienza la aventura de crear una Universidad de Mayores en Cartagena?
- En 1997 me quedé viuda y meses después escuché que en Murcia se había puesto en marcha una universidad para gente mayor. Como ir a la Universidad era mi asignatura pendiente, quise inscribirme.

-¿Le resultó fácil?
-Mis hijos no me dejaban porque pensaban que era una locura, pero les convencí… ¡Aunque tardé tres años en poder ingresar por la demanda que había! Así que, el año que finalmente pude empezar, en Navidad, cuando el Rector nos convocó para felicitarnos las fiestas, me enteré de que existía un hermanamiento con Lorca sin que hubiera universidad. Pregunté cómo era aquello, y me dijeron que los profesores se desplazaban allí al día siguiente de dar clase en Murcia. Fue en ese momento cuando me propuse que Cartagena debía tener también una Universidad de Mayores y, pocas semanas más tarde, concerté una cita con el Rector de la UPCT y el vicerrector de Estudiantes para comenzar el trabajo.

-Así que de no hacerle gracia a sus hijos pasó a ser quien tomó las riendas del proyecto…
-Bueno, aquí, en la UPCT, había un proyecto muy técnico. En aquella época la Universidad estaba centrada en la juventud y no había tiempo de pensar en los mayores, pero las conversaciones fueron dando fruto.

-¿Cómo recuerda los primeros pasos?
-No todo fue un camino de rosas. Hubo algún momento en el que pensé que la Universidad de Mayores en Cartagena no saldría adelante. Pero tuvimos la gran suerte de que el vicerrector, Francisco Martínez, se entusiasmó con la idea y en cuestión de 10 meses nació la universidad.

-Usted es de la primera promoción de la Universidad de Mayores. Cuando terminó los tres años se las ideó para seguir vinculada.
-Por supuesto. Hay una realidad: La Universidad de Mayores ahorra dinero a la Seguridad Social. Los mayores que tenemos la mente ocupada vamos menos al médico. Es una motivación importante. Igual que a mí me ayudó a superar el fallecimiento de mi marido, a otras personas les ha ayudado a salir de depresiones y otras situaciones difíciles.



Hoy, lunes, a las 19:00 horas, se celebra en el Salón de Actos Isaac Peral el X Aniversario de la Universidad de Mayores y la acogida del alumnado del curso 2013/2014.