Un joven sirio estudia Arquitectura en la UPCT tras huir de la guerra en su país

Sam Azrak, un sirio católico de 21 años, cuenta con aplomo como la guerra le obligó a desplazarse, primero en el interior de su país en busca de zonas seguras y después a exiliarse para completar sus estudios de Arquitectura en la Universidad Politécnica de Cartagena. Un año después de su llegada a España, analiza el conflicto sirio ante el inicio del ‘II Foro Oriente Medio’, que este miércoles arranca en la Facultad de Ciencias de la Empresa con una conferencia del embajador palestino a las 19 horas.

- ¿Cómo es que recaló en la UPCT?

- Cuando empezaron los bombardeos, del régimen y de los rebeldes, en mi ciudad, Alepo, me trasladé junto a mis padres a Damasco e intenté seguir estudiando allí. Pero las cosas empeoraron y vine a España con mi madre, porque mi hermano vive en Elche desde hace seis años. La UPCT fue la Universidad que con más rapidez me permitió matricularme. Aquí comparto piso con unos españoles y estoy muy a gusto.

- ¿Cómo era la vida antes de la guerra en Siria?

- Era feliz. Alepo era una ciudad muy bonita, Patrimonio de la Humanidad. Siria era uno de los países más seguros del Medio Oriente y de los mejores para los cristianos. Podíamos hacer de todo.

- ¿Qué expectativas tuvo al inicio de la Primera Árabe?

- Cuando comenzó la llamada Revolución creíamos que era el momento de cambiar de régimen. Pero ahora no lo veo así. Las dictaduras religiosas son aún peor y antes en Siria al menos teníamos libertad religiosa.

- ¿Tiene esperanza de que en la Conferencia de Ginebra se consiga la paz?

- No. Está bien que haya diálogo diplomático, pero no va a haber una solución rápida porque ahora todo el mundo tiene armas en Siria. La violencia seguirá durante años, como en Líbano o en Irak. La zona es así.

- ¿Cómo juzga el papel que están teniendo las potencias extranjeras?

- Hay países muy hipócritas, como Arabia Saudí, donde no hay ningún tipo de libertad. Tampoco quiero que intervenga militarmente Estados Unidos, terminando con lo que queda de país, como hicieron en Irak. Primero deberían solucionar sus propios problemas.

- ¿Qué podemos hacer los españoles para ayudar a los sirios?

- Colaborar con las ONG’s que mandan alimentos a los niños. Aunque España también tiene sus problemas. Mi hermano es médico y se acaba de quedar en paro.

- ¿Qué planes tienes para el futuro?

- Estoy haciendo tercero de Arquitectura y espero terminar aquí la carrera. Después, como todos mis compañeros, no sé qué haré. Puede que vaya a Dubai, donde viven mis otros dos hermanos y hay muchos grandes proyectos arquitectónicos, pero hasta que no se resuelva mi petición de asilo no puedo salir de España.