Investigación aumentada

Los laboratorios de microscopía del SAIT dan servicio a investigadores de todas las escuelas de la UPCT y a empresas y organismos externos

Muestras biológicas o minerales, materiales destinados a la ingeniería o a la edificación y microchips utilizados para las Telecomunicaciones, todos son susceptibles de ser escudriñados por los equipos de microscopía de los laboratorios del SAIT (Servicio de Apoyo a la Investigación Tecnológica), que cuentan con un potente equipamiento para la microscopía electrónica de barrido y de transmisión, así como para la estereomicroscopía.

“La microscopía es una de las técnicas más demandadas y la más afín y transversal a todas las áreas de conocimiento”, destaca Isidro Ibarra, director del SAIT. Quizás por ello, el microscopio electrónico de transmisión Jeol Jem-2100 es el instrumento más costoso de los que tiene toda la Universidad Politécnica de Cartagena, capaz de mostrar la estructura interna de los sólidos con hasta un millón y medio de aumentos y altísima resolución. Para poder observar las muestras este equipo cuenta además con una cortadora de discos por ultrasonidos, una pulidora mecánica de pulido cóncavo, un ultramicrotomo para cortes nanométricos y un sistema de adelgazamiento de muestras por bombardeo iónico de alta precisión.

No menos útil resulta para los investigadores el microscopio electrónico de barrido, un modelo Hitachi S-3500N, que permite mostrar partículas de apenas unas centenas de nanometros y que dispone de un sistema criogénico para acondicionar las muestras, así como otros instrumentos para el tratamiento de diversos materiales.

Los técnicos Luis Alberto Alcolea y María José Roca son los responsables de los laboratorios de microscopía del SAIT, que dan servicio a numerosos grupos de investigación de la Universidad, a organismos públicos como el Ministerio de Cultura o a empresas como Sabic. El equipamiento del que disponen se financió mediante fondos Feder de la Unión Europea y fondos propios de la UPCT.