El Sol a su disposición

En punteros laboratorios, el Grupo de Investigación de Dispositivos y Diseño Microelectrónico simula el espectro solar y desarrolla células de última generación

La más avanzada tecnología se encuentra en el sótano del Edificio Antigones. El Grupo de Investigación de Dispositivos y Diseño Microelectrónico de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación cuenta con punteros laboratorios destinados exclusivamente a la investigación de más alto nivel en los que se simulan fenómenos tan extraordinarios como la luz del Sol y se desarrollan dispositivos que acelerarán y abaratarán  procesos industriales.

Entre el equipamiento del que disponen los investigadores destaca un simulador solar que ilumina diez centímetros cuadrados con la misma intensidad y distribución espectral que el Sol. Es como tener al astro rey “encima de la mesa”, señala el responsable del Grupo, Antonio Urbina Yeregui, profesor del Departamento de Electrónica, Tecnología de Computadoras y Proyectos, quien destaca que el simulador ofrece el patrón de medida de la calidad de las células y permite testarlas con independencia del clima y el horario.

El Laboratorio de Caracterización Eléctrica y Electromagnética acoge otros equipos que nada tienen que envidiar a los de las mejores universidades del mundo, como fuentes de tensión y de corriente programables, un electómetro que permite incluso medir el paso de un solo electrón y un nanovoltímetro, además de un ‘software’ propio de medición y control de la instrumentación.

Nanotecnología para imprentas y ventanas inteligentes

En la misma planta se halla el Laboratorio de Nanotecnología y Electrónica Molecular, en el que el mismo grupo de investigadores desarrolla aplicaciones sobre polímeros (plásticos) semiconductores de electricidad para sustituir a materiales como el silicio y que les están permitiendo fabricar células solares orgánicas de última generación y dispositivos electrocrómicos.

El objetivo es crear células flexibles y baratas, para su aplicación en muy diversos procesos industriales. Así, uno de los desarrollos con los que se experimenta es la fabricación de dispositivos que puedan cambiar de color, de transparente a oscuro, a partir de un impulso eléctrico, lo que tendría suma utilidad en la comercialización de ventanas, según apunta Javier Padilla Martínez, profesor de Física Aplicada y miembro del Grupo.

El laboratorio nanotecnológico cuenta con dos potentes cámaras de vacío que pueden trabajar en línea y que son utilizadas para depositar capas metálicas por evaporación en células de polímeros. El mismo resultado de contactos metálicos se consigue con la máquina de serigrafía de la que también dispone el Grupo, y que además posibilita escalar el proceso para aplicarlo a dispositivos de gran tamaño. El siguiente reto de los investigadores es desarrollar técnicas similares de impresión en continuo con rodillos, como las modernas imprentas pero con materiales más económicos.

Con estos y otros proyectos, el Grupo de Investigación de Dispositivos y Diseño Microelectrónico de la UPCT, en el que actualmente trabajan siete investigadores de forma permanente, ha conseguido en los últimos ocho años financiación regional, nacional y europea por valor de unos 800.000 euros, con los que se ha ido adquiriendo progresivamente el equipamiento con el que trabajan, y que ha atraído a alumnos extranjeros que han realizado estancias de investigación.

Aún así, el Grupo exporta investigadores, que han recalado en departamentos de I+D de empresas privadas y en proyectos de investigación europea en prestigiosas universidades.