Juan Luis García Guirao, Catedrático de Matemática Aplicada: «Quien ponga ceros en los exámenes tiene que hacérselo mirar»

El nuevo miembro del Consejo Ejecutivo Nacional de la Sociedad Española de Matemática Aplicada, Juan Luis García Guirao, nació en Lorca en 1978, tiene tres hijos y en 2011 se convirtió en el catedrático más joven de España. Para saber más sobre él se puede visitar su página web: http://www.jlguirao.es/.

- ¿Matemáticas aplicadas son también las que hacen las familias para llegar a final de mes?

- El término es muy amplio, incluye la aplicación de las matemáticas en todos los aspectos de la vida. Las matemáticas se utilizan continuamente y en muchos cosas que no vemos. Están implícitas en muchísimas facetas de nuestra vida. Cada vez que apretamos un mando a distancia, en la señal que enviamos hay series de Fourier, hay matemáticas.

- La Sociedad Española de Matemática Aplicada ya está preparando el congreso mundial de 2019. ¿Los matemáticos son tan previsores para todo?

- Es que es importantísimo. Es como conseguir los Juegos Olímpicos, tuvimos que competir con muchos países. Traer a 5.000 matemáticos es un gran reto para España. Será una gran oportunidad para afianzarla como la potencia matemática en la que se ha convertido en los últimos años.

- ¿También preparó con tanta antelación el convertirse en el catedrático más joven del país?

- El ser el más joven es algo en lo que no pensaba, fue colateral. Producto de tener la suerte durante mi carrera de conocer a gente excepcional, como mi director de tesis, el catedrático de la Universidad de Murcia Francisco Balibrea Gallego.

- ¿Conseguir con 33 años la cátedra deja espacio para el ocio y la familia?

- Tengo tres niños pequeños y, evidentemente, pasé años en los que nos les dedicaba el tiempo que debiera. Fue muy duro, porque los requisitos que exige la Aneca son brutales. Pero creo que ha merecido la pena.

- ¿Con qué nivel de matemáticas llegan los nuevos estudiantes a la UPCT?

- La verdad es que llegan regular. Y he detectado un descenso de nivel en los últimos años. El salto entre la Secundaria y la Universidad es grande y el alumno debe ser consciente de que para adaptarse es necesario cierto sufrimiento. Es como cuando empiezas a hacer footing y tienes agujetas. Es inevitable, pero puedes llegar a correr una maratón si te lo propones. Es cuestión de perseverar. Todos hemos pasado por eso.

- ¿Qué es más difícil, poner ceros o poner dieces en un examen?

- Lo que más cuesta es poner ceros. Si pones un cero debe ser que no estás haciendo las cosas excesivamente bien y tienes que hacértelo mirar.