Donatella Rotondo, Directora del Servicio de Idiomas: "El idioma tiene que ser una herramienta de una profesión"

学(xué)好(hǎo)数(shù)理(lǐ)化(huà),走(zǒu)遍(biàn)天(tiān)下(xià)都(dōu)不(bú)怕(pà) o lo que es lo mismo: “Estudia matemáticas, física y química y todas las puertas del mundo se te abrirán”. Este proverbio chino es una de las premisas de Donatella Rotondo. La profesora de chino de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), nacida cerca del Adriático hace 48 años, domina además el italiano, el español y el inglés. También ha estudiado francés y japonés. Tiene un oído de altas capacidades. Pese a ello afirma que no es políglota, “porque los políglotas no tienen acento” y ella no ha perdido el suyo.

Llegó a la UPCT hace un par de lustros. Donatella, máster en Comercio Internacional, estudió Filología Oriental en la Universidad de Venecia. Antes de finalizar sus estudios estuvo dos años becada en la Universidad de Idiomas Extranjeros en Beijing y después estuvo otros dos trabajando en Shangai. Más tarde, por cosas de la vida, llegó a España.

En la UPCT se le ve de un campus a otro montada en una mini bicicleta plegable, un sistema de transporte muy ecológico. Un ejemplo en una universidad volcada con el medio ambiente. Por eso conoce a la perfección el lema de la última campaña de la UPCT: Unidos Podemos Cuidar la Tierra.

Pero también fuera de la UPCT aplica esta filosofía y da ejemplo. Uno de ellos, los huevos que come son de la gallina feliz “porque están criadas al aire libre”. Otro: Toma yogur de cabra y no de vaca “porque a la cabra la dejan suelta y a la vaca no”. Ama a los animales y colabora con una protectora.

Otro de sus fuertes: Internet. Es una friki de Youtube y adora el aprendizaje multimedia. Esto se refleja en su forma de dar clase: Sin el aula de idiomas no podría vivir porque “odio las aulas sin ordenadores. Me descoloco cuando me toca un aula sin ordenador”. De hecho, la página de Google de sus alumnos está ya configurada con varias pestañas abiertas a la vez: Youtube, el traductor, el pronunciador y el diccionario online.

Y su sistema docente le ha hecho merecedora de agradecimientos y comentarios de personas que, gracias a ello, empiezan a hablar otras lenguas.Este curso imparte clases de chino, inglés e italiano. Sus alumnos son españoles y extranjeros; estudiantes y PAS.

La profesora está muy agradecida al Servicio de Documentación por el Aula Multimedia, el apoyo informático tanto en el aula de idiomas, como para el aula virtual y por los libros y material de apoyo en diferentes idiomas.

Las clases en la UPCT las compatibiliza con la gestión del Servicio de Idiomas, dependiente del vicerrector de Estudiantes y Extensión Universitaria. Y es que Donatella no es una filóloga al uso, sino más bien, casi la antítesis. Dice que no volvería a estudiar Filología porque “el idioma tiene que ser una herramienta de una profesión”.

Por ello, esta profesora se siente feliz dando clase en la UPCT “porque en la Politécnica estudias una profesión y aprendes idiomas. Hay que hacer algo que te dé un trabajo, ya que sólo con el idioma no basta”. Conclusión que hace pensar que el proverbio chino de las matemáticas no es un cuento chino.