Fernando Cerdán, Catedrático de Telemática: "¿No podemos hacer cosas para que la gente se divierta? Eso también es investigar"

Por mucho que uno de sus desarrollos más exitosos se llame SmileYou, a Fernando Cerdán no le sale forzar la sonrisa delante de la cámara. Su risa es natural, espontánea, imprevista. Como cuando al final de la entrevista pregunta: “¿Qué significa I+D? Ideas y diversión”, se responde antes de estallar en una carcajada contagiosa.

Con actitud casi de ‘enfant terrible’, este catedrático de Ingeniería Telemática UPCT e Investigador Responsable del grupo DINTEL (División de Innovación en Sistemas Telemáticos y Tecnología Electrónica) reniega del elitismo que ve en la innovación al “hermano pequeño de la investigación. Los ingenieros se esfuerzan principalmente en publicar en revistas porque académicamente no se valora la cantidad de problemas que la innovación resuelve a las empresas”, se lamenta.

Por ello, destaca con orgullo su proyecto de clases docentes interactivas (CADI), que “aúna el enfoque de rentabilidad orientada al mercado con la calidad investigadora”.

Unos criterios académicos de excelencia investigadora que, resalta, en la UPCT son de los más exigentes. Este mes ha vuelto a la Universidad Politécnica de Cataluña, en la que se formó, para participar en el tribunal de una tesis y afirma que “las exigencias para presentar una  tesis en la UPCT son mayores”. De ahí que considere que la Universidad “ha avanzado mucho”, desde que llegó en el año 1999. “En Barcelona era más difícil ser innovador, aquí hay más cercanía y accesibilidad a las empresas”.

Esa proximidad sirve a Cerdán para incentivar a sus alumnos de Telemática remarcando que su capacidad innovadora será muy demandada no solo por las grandes empresas radicadas “en Madrid o Alemania, sino por las Pymes de la Región, en las que la innovación se traduce en ventas. La publicación académica, no”. Pero advierte que “adaptarse al mercado requiere de un enorme esfuerzo de trabajo e investigación, porque si innovas, investigas”, razona.

Pero es imposible innovar en compartimentos estancos de la ciencia. “La multidisciplinariedad es fundamental. Hay que saber de todo. En nuestros campos no todo es blanco y negro, casi todo es gris”, explica.

Un ejemplo de ello es SmileYou, “un producto que mezcla ingeniería industrial y telemática”. Una máquina autónoma de fotografía e impresión perfecta para ceremonias y actos lúdicos, como promociones publicitarias o bodas, bautizos y comuniones. Una especia de fotomatón portátil y abierto que desde que comenzó su comercialización en febrero del año pasado ya se ha utilizado en 170 eventos y tiene otras 250 solicitudes para este año. “El producto ideal para el emprendedor”, resume Cerdán.

¿Algún complejo por desarrollar un producto para festejos familiares? En absoluto. “Es un producto con un montón de tecnología detrás. ¿No podemos hacer cosas para que la gente se divierta? Eso también es investigar”.