Venancio Martínez, un doctorando a las órdenes del 'honoris causa' Gadow

El ingeniero industrial por la UPCT investiga sobre recubrimientos de altas prestaciones en la Universidad de Stuttgart. 

Cuando el último 'honoris causa' de la UPCT, el doctor alemán Rainer Gadow, afirmó en el acto de Santo Tomás de Aquino que los ingenieros de la Universidad Politécnica de Cartagena estaban muy bien considerados en la industria alemana no lo hizo desde el desconocimiento, sino porque muchos de ellos han demostrado su valía como investigadores en el instituto que dirige en la Universidad de Stuttgart. Es el caso de Venancio Martínez, cartagenero de 28 años que realiza allí un doctorado desde 2012.

Venancio Martínez, titulado por la UPCT en Ingeniería Industrial y en Ingeniería Técnica Mecánica, investiga en Stuttgart los recubrimientos cerámicos mediante métodos térmicos.

El objetivo es mejorar las prestaciones de una técnica que proyecta materiales a altas temperaturas para recubrir superficies.

Tras finalizar sus estudios en la Escuela de Industriales, Venancio Martínez estuvo un año becado en el Centro de Electroquímica y Materiales Inteligentes de la UPCT.

«Durante mis estudios me centré en los campos que más me interesaban y la oferta de la UPCT me permitió formarme en lo que quería», recuerda.
Posteriormente hizo cursos intensivos de alemán y contactó con el instituto que dirige Gadow para «seguir especializándome y tener más conocimientos a la hora de buscar trabajo en la industria de la automoción». Por ello, quiere aprovechar su estancia durante unos años en Alemania y «buscar la posibilidad de transferir sus conocimientos adquiridos a la industria española», manifiesta.

El doctorando se lamenta de que «en España las empresas no valoran el tener un doctorado, como sí ocurre en Alemania» y muestra su pesar por el hecho de que «la inversión realizada por nuestras familias y el Estado para nuestra formación no recibe sus frutos posteriormente, pues la situación nos obliga a buscar un futuro fuera de España».

Investigar en alemán no supone un problema para Venancio Martínez. «Puede asustar al principio por su complejidad gramatical, pero una vez que se aprende lo básico se maneja con más facilidad. Solo se necesita un tiempo de adaptación, como con todos los idiomas».